Oración del Credo

La Oración del Credo es una de las oraciones más importantes de la religión católica. Se trata de una declaración de fe que resume las creencias fundamentales de la Iglesia. A continuación, te contamos su historia, su significado y cómo se reza.

Índice de Contenido

Historia

La Oración del Credo tiene su origen en los primeros siglos del cristianismo. En aquellos tiempos, la Iglesia se enfrentaba a numerosas herejías y falsas enseñanzas que ponían en peligro la fe de los creyentes. Para combatir estas desviaciones, los obispos y teólogos comenzaron a redactar fórmulas de fe que resumían las verdades fundamentales de la religión.

Una de estas fórmulas fue el Símbolo de los Apóstoles, que se recitaba en el bautismo y que contenía las principales verdades de la fe cristiana. Con el tiempo, este símbolo fue evolucionando hasta convertirse en la Oración del Credo tal y como la conocemos hoy en día.

Significado

La Oración del Credo se divide en tres partes: la primera se refiere a Dios Padre, la segunda a Dios Hijo y la tercera al Espíritu Santo. En cada una de estas partes se afirman las verdades fundamentales de la fe cristiana, como la creación del mundo, la encarnación de Jesucristo, su muerte y resurrección, y la vida eterna.

Al recitar la Oración del Credo, los fieles expresan su adhesión a estas verdades y su compromiso de vivir de acuerdo con ellas. Además, la Oración del Credo es una forma de unión con la Iglesia universal, ya que es recitada por todos los católicos del mundo.

Cómo se reza

La Oración del Credo se recita en la mayoría de las misas y también puede ser rezada de forma personal. Para hacerlo, se comienza haciendo la señal de la cruz y luego se recita la siguiente fórmula:

  1. Creo en Dios Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra.
  2. Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre todopoderoso.
  3. Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

Después de recitar la Oración del Credo, se puede hacer una breve reflexión sobre su significado y aplicarlo a la vida cotidiana.

Oración Completa

A continuación, te dejamos la Oración del Credo completa:

Creo en Dios Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

 

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Oración del Credo puedes visitar la categoría Oraciones y Reflexiones.

Tal vez te interese...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos 🍪cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Mas Información