San Roque: el santo peregrino que curó la peste

 

San Roque es uno de los santos más populares y venerados de la Iglesia católica, especialmente en España, donde hay numerosas localidades, iglesias y cofradías que le rinden homenaje. Su vida fue un ejemplo de caridad, fe y humildad, pues renunció a sus riquezas y se dedicó a cuidar a los enfermos de la peste durante sus viajes por Europa. Su festividad se celebra el 16 de agosto, fecha de su muerte.

Índice de Contenido

La historia de San Roque

Según la tradición, San Roque nació en Montpellier, en el sur de Francia, a finales del siglo XIII o principios del XIV. Era hijo del gobernador de la ciudad y quedó huérfano a los veinte años. Entonces decidió vender todas sus posesiones, repartir el dinero entre los pobres y hacer una peregrinación a Roma con la intención de visitar los santuarios. En esa época se desató una epidemia de peste que provocó gran mortandad en toda Europa.

Roque recorrió Italia y se dedicó a curar y atender a todos los enfermos de la peste. Cuidó enfermos en Acquapendente, Cesena, Roma, Rímini y Novara. La tradición popular decía que curaba a muchos enfermos con solo hacer sobre ellos la señal de la cruz. A los que morían, él mismo les hacía la sepultura, pues nadie más se atrevía a acercarse a los cadáveres por el miedo a contagiarse de la peste.

En Piacenza contrajo la enfermedad; su cuerpo quedó lleno de manchas negras y úlceras. Como no quería ser una carga para nadie, se arrastró hasta las afueras de la ciudad para morir solo y se refugió en un bosque; allí nació un aljibe de agua que le calmaba la sed. Poco después, un perro llegó con un pan y se lo dio a Roque para alimentarlo; esto ocurrió por varios días, pues el perro sacaba el pan de la cocina de su amo, hasta que un día el amo decidió seguir a su perro y descubrió lo que ocurría. Entonces el amo del perro se encargó de cuidar a Roque y curarle sus llagas.

Cuando se recuperó, Roque regresó a su ciudad natal, pero no fue reconocido por nadie. Además, fue acusado falsamente de ser un espía y fue encarcelado. Allí pasó cinco años hasta que murió el 16 de agosto de 1317 o 1379 (según las fuentes). Antes de morir, pidió un papel y escribió su nombre. Al verlo, las autoridades se dieron cuenta de su error y le dieron sepultura con honores.

Sus milagros y devociones

San Roque fue canonizado en 1584 por el papa Gregorio XIII. Es considerado como uno de los tres patrones del peregrino junto con Santiago Apóstol y Santa Teresa de Ávila. También es invocado como protector contra las epidemias (especialmente la peste y el cólera), los enfermeros, los falsamente acusados, los inválidos, los cirujanos y los perros.

Su iconografía lo representa vestido de peregrino, con una herida en la pierna y acompañado de un perro o un ángel. A veces también lleva una concha de vieira o una calabaza como símbolos del peregrinaje. En algunas ocasiones se le muestra con una cruz roja sobre el pecho o sobre su capa.

Su culto se extendió por toda Europa y América desde el siglo XV. En España hay más de 200 localidades que le tienen como patrón o copatrón. Algunas de ellas son San Roque (Cádiz), Almendralejo (Badajoz), Fuente de Cantos (Badajoz), Garachico (Tenerife), Alcalá del Valle (Cádiz), Jimera de Líbar (Málaga) y Olvés (Zaragoza). También hay muchas cofradías y hermandades que procesionan su imagen en Semana Santa o en su día.

Curiosidades sobre San Roque

  • San Roque es el único santo que tiene una ciudad española con su nombre. Se trata de San Roque (Cádiz), fundada en 1706 por los habitantes de Gibraltar que se negaron a aceptar la ocupación británica. Por eso, se considera la continuadora de la antigua Gibraltar española y conserva su escudo, su bandera y su patronazgo.
  • San Roque es el santo de los perros y también el de los veterinarios. Se dice que los perros le tienen una especial devoción y que le ladran cuando ven su imagen. También se cree que los perros que se llaman Roque son más fieles y nobles que los demás.
  • San Roque es el protagonista de una famosa canción popular francesa llamada "La complainte de Saint-Roch". En ella se narra su vida y sus milagros con un tono humorístico e irreverente. La canción fue compuesta por Georges Brassens en 1958 y ha sido versionada por muchos artistas.
  • San Roque tiene una estatua en el Panteón de París, donde reposan los restos de los grandes hombres de la historia francesa. La estatua fue colocada en 1920 como homenaje a los médicos y enfermeros que lucharon contra la epidemia de gripe española de 1918.
  • San Roque es el patrón de la ciudad italiana de Voghera, donde se cree que murió. Allí se conserva una reliquia de su brazo derecho, que se exhibe cada año el 16 de agosto. También hay una iglesia dedicada a él, donde se puede ver un fresco que representa su milagro del perro.

Una oración a San Roque

Glorioso San Roque, peregrino de Cristo, que renunciaste a tu herencia terrena para seguir el camino de la pobreza y la caridad. Tú que curaste con tu fe y tu amor a los enfermos de la peste, intercede por nosotros ante Dios para que nos libre de toda enfermedad del cuerpo y del alma. Tú que fuiste encarcelado injustamente, consuela a los que sufren por la calumnia, la opresión o la injusticia. Tú que fuiste acompañado por un perro fiel, protege a los animales y haznos respetarlos como criaturas de Dios. Tú que moriste en la soledad, pero con la esperanza de la resurrección, ayúdanos a vivir nuestra fe con alegría y confianza. Te pedimos por tu intercesión que nos concedas las gracias que necesitamos, especialmente (se pide la gracia). Amén.

Un video sobre San Roque

A continuación te dejamos un video donde podrás conocer más sobre la vida y los milagros de San Roque:

.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a San Roque: el santo peregrino que curó la peste puedes visitar la categoría Devociones.

Tal vez te interese...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos 🍪cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Mas Información